Las Independencias de América debilitaron a los hispanoamericanos

Hoy en día hay mucha gente de los países hispanoamericanos que dicen que son pobres por culpa de España. Sí que es verdad que hoy en día países como Argentina sufren crisis grandes y que países como Colombia y México tienen mucha pobreza. Pero es un hecho que en las fechas de las independencias de esos territorios México (por ejemplo) era mucho más rica que la España de Europa y que el Perú controlaba todo el comercio del Pacífico y de Asia.

Las Españas tenían un nivel de organización institucional envidiable, la producción económica era la más eficiente del mundo y España dominaba el comercio internacional. Hay dos tipos de imperio, el generador y el depredador; España fue un imperio generador (como el Romano), que se dedicaba a elevar el nivel de vida de los pueblos ‘dominados’ hasta igualarlos o incluso superar a el de la ‘metrópoli’. El Imperio Romano duró muchísimo y fue así porque los romanos se dedicaron a fundar ciudades por el Mediterráneo. Un ejemplo de ésto es en la península ibérica, donde los romanos fundaron la actual Tarragona, Sagunto, Córdoba, Mérida, Lugo o Segovia; y donde construyeron una red de infraestructuras envidiable (ejemplos: acueductos, teatros, vías, caminos…). El problema fue que cuando el Imperio Romano se dividió la península ibérica pasó a ser el Reino Visigodo, que fue un estado con muchos problemas y conflictos internos, hasta el punto en que los musulmanes pudieron invadir Iberia por los conflictos internos y guerras civiles de los visigodos.

Al similar pasó con España, que fue también un imperio generador; construyó una inmensa y magnífica red de caminos y vías entre las numerosas ciudades que los españoles fundaron. Hoy todas las ciudades de Hispanoamérica fueron fundadas por España: Lima, Bogotá, Buenos Aires, Santiago de Chile, Quito, Panamá, etc… España construyó una excelente red de infraestructura, universidades, hospitales, catedrales, puertos…: ciudades enteras fueron erigidas de la nada hasta convertirse en auténticas metrópolis influyentes en la economía mundial. El primer ferrocarril que construyó España en toda su historia fue el de Habana-Güines, ¡en Cuba!, España prefirió invertir en la infraestructura de Cuba que en la propia España Ibérica. España era más pobre que Argentina o que Perú en el momento de su secesión. El problema fue que esos nuevos estados tuvieron gobiernos mediocres que no supieron administrar todas sus riquezas y que fueron corruptos. España no fue como el Imperio Británico o como el Imperio Francés, que eran imperios expoliadores que buscaban extraer recursos y llevarlos a la metrópoli, causando hambrunas y esclavitud en sus colonias.

Deja un comentario