Los mitos sobre los Reyes Magos

Toda la vida hemos crecido pensando que los hombres que visitaron a Jesús al nacer en el Portal de Belén eran los Tres Reyes Magos de Oriente, pero eso no es cierto, porque según dice la propia doctrina cristiana éstos no eran tres, no eran reyes, no eran magos y no eran de oriente.

Curiosamente los ‘Reyes Magos’ no eran de Oriente, sino de Occidente y muy probablemente de Andalucía. El Papa Benedicto XVI (Joseph Ratzinger) escribió un libro titulado ‘la Infancia de Jesús’ en el que propuso la teoría de que los ‘Reyes Magos’ no acudieron a honrar a Jesucristo desde Oriente, sino desde Occidente y muy probablemente desde el antiguo reino Ibérico de Tartessos, que englobaba las zonas entre Huelva, Sevilla y Cádiz. Por ello se cree que fueron andaluces los ‘Reyes Magos’.

Además el famoso Rey Baltasar no era negro, sino blanco. Ésto lo sabemos ya que en la representación más antigua que se hizo de los tres Reyes Magos en un antiguo mosaico del siglo VI en la ciudad italiana de Rávena.

Image result for mosaico reyes magos ravena

De hecho Baltasar no fue representado con la piel negra hasta el siglo XVI. Pero, ¿por qué se convirtió repentinamente Baltasar en un Rey negro? Fue porque en el siglo XVI el cristianismo se estaba expandiendo ya fuera de Europa en otros continentes como América y África y para poder reflejar el inmenso alcance del cristianismo la Iglesia Católica decidió que los tres Reyes Magos iban a ser de distintos continentes por lo que Baltasar era representado como si fuera de África (o sea, negro).

Otro mito es que los tres Reyes Magos eran reyes o eran precisamente tres. Resulta que los Reyes Magos sólo son mencionados en la Biblia como «… unos magos vinieron de oriente a Jerusalén.» (Evangelio de San Mateo). No dice que fueran Reyes ni que fueran tres, de hecho algunos textos apócrifos afirman que fueron 12 los que acudieron.

Tampoco está claro que fuesen ‘magos’ esos Reyes, porque podría haber habido una mala traducción de la Biblia en toda su historia. Esos textos fueron escritos inicialmente en Arameo, luego se tradujo al Hebreo, del Hebreo al Griego, del Griego al latín y del Latín al Español. Por ello es muy probable que por el camino se dejasen detalles, porque en los textos originales se mencionan unos ‘Magusàioi’ que llegan a Belén, que en Arameo significa ‘Astrólogo’, no ‘Mago’. Pero en los tiempos de los arameos se llamaba ‘Astrólogo’ a cualquier hombre sabio.

Deja una respuesta